Ya quiero vender en línea, ¿Cómo puedo lograrlo sin morir en el intento?

Cada día tenemos más usuarios que nos preguntan cómo llevar el control de su tienda física y su tienda en línea al mismo tiempo, y aunque no hay una solución mágica para todos en este artículo busco resolver de forma muy práctica como hacer más fácil el control de tu tienda en línea.

¿Por qué la gente compra por internet?

Las razones principales por las que una persona compra en línea son:
• Porque es cómodo
• Porque el precio es menor
• Porque hay más variedad

Así que si venderás lo mismo que en tu tienda y al mismo precio pon mucha atención a que sea mucho más cómodo o como yo prefiero decirlo: “Más conveniente”.

Debemos asegurarnos de que la persona que se toma la molestia de meterse a tu sitio para comprar y que selecciona un producto no tenga ni una sola traba para comprar. Una venta perdida hoy puede significar decenas o cientos en un futuro. Así que en lo que nos vamos a enfocar es en entender cómo hacer conveniente la compra para el cliente y como controlar nuestra tienda de forma que podamos crecer.

Solo tienda en línea vs Tienda en línea con ventas por otro canal

Lo primero que debes tener en consideración es si tu negocio genera ventas únicamente mediante tienda en línea o si además de vender en línea vendes en otro canal, por ejemplo: venta directa, venta en otras plataformas de comercio electrónico como Amazon o Mercado Libre o incluso un local con venta al público en general.

El proceso básico

Son 4 los elementos que debes optimizar para que el que quiere comprar compre y el que compró regrese.

  1. Control de tus inventarios
  2. Proceso de venta
  3. Checkout y cobro
  4. Entrega y postventa

1. Control de Inventarios

Una de las claves para la venta en línea es que tus inventarios siempre sean precisos. Es mortal para una tienda en línea vender algo que no podrás entregar.

Cualquier plataforma para tiendas en línea decente te permite controlar tu inventario. Y aunque normalmente es un manejo muy básico si solamente vendes en línea en la mayoría de los casos te da lo que necesita tu negocio para operar.

Si vendes en más de un canal, por ejemplo, en tu local comercial más en tu tienda en línea te sugerimos que no sea tu tienda en línea quién lo haga sino la plataforma con la que controlas tu negocio. En Gestionix, por ejemplo, tenemos una integración con Shopify que te permite tener sincronizados tus inventarios en todo momento.

Esto se complica un poco si tienes más de una sucursal, vendes directo a negocios o tienes más de un lugar en dónde vendes en línea.

2. Proceso de venta

El proceso más crítico que debes tener siempre bien aceitado es el comercial, en pocas palabras, que cuándo alguien te quiere comprar pueda hacerlo sin fricción.

Es crítico entonces una tienda en línea que te permita ver los diferentes artículos, buscarlos, seleccionarlos, seleccionar las variantes (como talla, color, tamaño, etc.), mandarlos a tu carrito de compra y luego ir a pagar.

Podrías perder una buena parte de tus ventas si no analizas el comportamiento de quienes entran a tu sitio, es crítico saber de dónde vienen, a dónde llegan, el tiempo que pasan en tu sitio, las páginas que visitan, donde dan clic, y muchas cosas más. Son muchas cosas, pero la mayoría las puedes obtener y analizar utilizando herramientas que ya existen y que te pueden traer muy buenos resultados:

• Analiza el tráfico de quienes llegan y que visitan. Puedes utilizar herramientas como Google Analytics
• Analiza que es lo que están haciendo en tu sitio. Puedes utilizar alguna herramienta como mouseflow o crazyegg para saber exactamente que hacen los usuarios que llegan, en qué botón dan clic y si eres observador en qué lugar perdiste a los que no te compraron

Una vez que la venta se genera es crítico que tu plataforma te notifique que recibiste un pedido. Puede hacerlo tu propia tienda en línea o con una integración de tu tienda en línea al sistema que tienes para controlar tu negocio. En el caso de Gestionix y Shopify, cuando este último registra una venta la envía directamente a Gestionix

3. Checkout y cobro

El cierre de la venta (o checkout) tiene que ser lo más ágil posible, intentando siempre que sea por medios inmediatos como tarjeta de crédito o paypal. Pero también puedes optar por transferencias o depósitos o incluso pagos en otros comercios.

Esto depende al 100% de tu tienda y tu procesador de pagos. Opta por el que responda más rápido en el cobro, el que acepte más formas de pago, el que te avise cuando recibiste el pago, que se integre con tu tienda en línea y que te deposite pronto. Ufff… parece mucho no? No te preocupes hay muchísimos competidores, muchos de ellos muy maduros que te pueden hacer el proceso fácil.

¿Cómo puedo saber si mi checkout es ágil?
En los benchmarks un proceso de checkout óptimo no debería pasar de los 2 minutos, hasta 3 minutos es aceptable pero no recomendable, pero si pasa de 4 minutos es muy probable que estés perdiendo muchas ventas en el proceso.

4. Entrega y postventa

La experiencia de compra en tu tienda en línea es una cosa, pero la experiencia completa es cuando recibes lo que compraste, y aquí solo hay dos reglas: entregar en el menor tiempo posible y justo lo que te pidieron en perfectas condiciones. Aquí es donde realmente empieza tu siguiente venta.

Si quieres dar un plus puedes poner un empaque bonito o enviar algo adicional, pero la realidad es que la gente no lo espera. Lo que si espera es que cumplas a tiempo y con la calidad.

Impresiona a tu cliente y verás como las ventas de tu tienda en línea crecen rápidamente. La mejor forma de impresionarlo es enviándole el producto de inmediato y que pueda saber con detalle en dónde está.

Insisto, de inmediato significa de inmediato. Siéntete cómodo cuando puedas entregar al día siguiente, siéntete feliz si puedes entregar el mismo día y ve como crecen tus ventas si puedes entregar en unas cuantas horas. Conozco pocos negocios y pocas zonas donde puedes entregar en menos de 30 minutos, pero si puedes en algunas zonas ¿por qué no lo haces?

Créeme, esto no solo le da un halo hasta místico a tu tienda, también genera recomendación de boca en boca para que tu tienda crezca.

Y antes de terminar

La última recomendación que siempre me gusta dar es que hay que ver el negocio más amplio de lo que a veces tenemos en mente. Comercio electrónico no es solo tener tu tienda en línea, es vender en todos los lugares en dónde haga sentido vender, como Amazon, Mercado Libre, o algún portal que venda específicamente el tipo de productos que tu comercializas.

Dedícale el mismo tiempo que le dedicaste a abrir tu local o buscar clientes a tu tienda en línea. Si aprendes como hacerlo bien y le dedicas el tiempo espera buenos resultados, si no ni te quejes, es un mito que abres tu tienda en línea y llegan clientes. En otro post hablaré de como traer clientes a tu negocio, mientras tanto empieza a echar andar tu tienda.

Como siempre déjame tus comentarios y hagamos que esto sirva a más Pymes para que vendan en línea y puedan competir contra los gigantes.